10 Inspirando a las sobrevivientes de cáncer de mama

Foto usada con permiso.

Linda Doyle es esposa, madre y abuela. Trabaja como especialista en gestión de datos.

Mi mundo cambió a principios de 2013 cuando me diagnosticaron cáncer lobular invasivo en estadio I en mi seno derecho a través de una mamografía de rutina. Gracias a Dios por la persistencia del radiólogo que me llamó para una revisión adicional.

El primer cirujano al que fui a ver me hizo la biopsia, pero me dijo que probablemente no tenía cáncer, así que no estaba demasiado preocupado en ese momento. Cuando los resultados llegaron, entró en la sala de examen y dijo: «Como sospechaba, tienes cáncer de mama». No esperaba oír eso, especialmente porque me había dicho que probablemente no era nada. Estaba en estado de shock. Miré a mi esposo, y la mirada en su rostro fue una expresión que no quiero volver a ver nunca más.

Era importante para mí que me contestaran todas mis preguntas y que confiara en mi médico. No lo estaba sintiendo. Decidí llamar al Johns Hopkins Bayview Breast Center para una segunda opinión. Inmediatamente supe que aquí es donde debía estar después de conocer a mi cirujano. Cuando entré en la sala de examen, la enfermera vio mi miedo, me miró a los ojos y dijo: «Esto no es una sentencia de muerte».

El médico respondió a todas mis preguntas, me dijo lo que había que hacer y me aseguró que estaría bien. Le creí a este doctor. El personal fue maravilloso al abordar todas mis preocupaciones y temores y al asegurarse de que tuviera toda la información que necesitaba y que mis citas estuvieran alineadas. El personal del Breast Center siempre hizo un esfuerzo extra por mí. Me hice una tumorectomía en febrero de 2013, y afortunadamente los ganglios linfáticos estaban limpios. El curso del tratamiento fue la radioterapia.

Mi sistema de apoyo fue genial. Mi esposo era mi campeón, mi hija mi cuidadora, y mi hijo era mi alivio cómico. Y lo más importante… Dios mío. En la oración siempre le doy gracias a Dios por caminar conmigo a cada paso de mi viaje, y sí, Él me llevó a veces. Mi promesa a Él era ser una defensora del cáncer de mama y ayudar de cualquier manera que pudiera. Conocía el miedo y le prometí que ayudaría a otros con el mismo temor de no saber lo que vendría.

Más tarde, ese mismo año, mi empresa sufrió una importante reducción de personal, y yo fui uno de ellos. Me tomé unos meses y decidí ayudar en el Centro del Seno. Me sentaba en la sala de espera con las pacientes y las acompañaba durante el procedimiento de localización de la aguja antes de la cirugía de cáncer de mama. Estaría allí para dar apoyo emocional y darnos la mano. También ayudé con las ferias de salud y con la planificación y las actividades del Grupo de Apoyo Comunitario del Centro Médico Johns Hopkins Breast Bayview.

Me pongo a disposición de las pacientes recién diagnosticadas con cáncer de mama a través de amigos, compañeros de trabajo y casi cualquier persona que conozca. Les recuerdo a las mujeres que se autoexaminen mensualmente en Facebook, y subrayo que la detección temprana es la clave para vencer a esta enfermedad. Soy una participante activa en varias caminatas y recaudaciones de fondos sobre el cáncer de mama, y mi equipo es conocido como los «Gorilas Rosados». Soy un firme defensor de la concienciación sobre el cáncer de mama. Cada año llevo con orgullo un collar de cintas rosas con los nombres de los supervivientes y los que hemos perdido. El collar se está llenando; demasiados en mi círculo de familiares y amigos están siendo diagnosticados con cáncer de mama. Pero me alegra decir que la mayoría sobreviven y viven la vida!

Mi vida ha cambiado desde el diagnóstico. Lo veo de otra manera. Soy más feliz. Aprecio a mi marido, a mi hijo, a mi hija y a mis nietos. La vida es preciosa. Miedos con los que había lidiado antes del cáncer de mama, ya no los tengo. Me imagino que si puedo vencer el cáncer de mama, puedo hacer cualquier cosa. ¡Estoy viviendo la vida! Estoy agradecido de despertarme cada mañana. No pierdo el tiempo con la negatividad y acepto el reto de lo desconocido. Me he dado cuenta de que soy más fuerte de lo que pensaba. Hago cosas que nunca se me habrían ocurrido antes de mi diagnóstico. Antes tenía miedo a volar, lo que me impedía ver el mundo. Ahora vuelo y he estado en Islandia, Alaska, Irlanda, Puerto Rico y muchas islas del Caribe. Mi próxima experiencia de viaje es Tahití! ¡Soy un sobreviviente!

ADD YOUR COMMENT