3 Calentamientos de bipedestación Power Yoga

  1. Salud
  2. Ejercicio
  3. Yoga
  4. 3 Calentamientos de bipedestación Power Yoga

Libro Relacionado

Yoga todo en uno para tontos

Por Larry Payne, Georg Feuerstein, Sherri Baptiste, Doug Swenson, Stephan Bodian, LaReine Chabut, Therese Iknoian

Los calentamientos de pie Power Yoga son tan vigorizantes y útiles como los modelos de suelo. Los que se explican aquí ayudan a calentar su cuerpo para darle más libertad de movimiento y estabilidad. Y estos calentamientos también ayudan a calentar el «motor» de su cuerpo para mantenerlo funcionando fuerte y suavemente.

Girando con el molino de viento

En el molino de viento, usted balancea la parte superior de su cuerpo, hacia abajo, alrededor y arriba, moviéndose en un movimiento circular como un molino de viento. Usted puede obtener un poco de relajación mental real en este ejercicio si se imagina que usted es un molino de viento que gira suavemente en la brisa de un cálido día de verano.

El molino de viento ayuda a abrir la parte superior del cuerpo con estiramientos suaves y fluidos. La columna vertebral se flexiona y estimula a medida que se estiran los músculos de la espalda, el estómago y el pecho. Este ejercicio trae un suministro fresco de sangre oxigenada al cerebro, dejándolo refrescado y vigorizado.

Haz como Don Quijote y persigue molinos de viento, siguiendo estos pasos:

  1. Comience en una posición de pie con los pies un poco más que separados a la anchura de los hombros.
  2. En caso de inhalación, levante los brazos para extender la mano sobre la cabeza y expandir el pecho.
  3. A medida que exhala, mueva los brazos y el torso extendidos hacia abajo y hacia la izquierda con un movimiento circular.
  4. En una inhalación, levante los brazos y el torso hacia arriba y hacia la derecha para completar el círculo, al final de este ejercicio, usted termina donde comenzó, con los brazos extendidos sobre la cabeza.
  5. Repite los Pasos del 1 al 4, dando vueltas alrededor de tus brazos y torso en la dirección opuesta y realizando dos repeticiones en cada dirección, para sacar el máximo provecho de este ejercicio, asegúrate de cronometrar tus movimientos con tu aliento.

Yendo a la embestida profunda

La arremetida profunda (sirsangusthasana) crea una gran fuerza en las piernas y, al mismo tiempo, abre y expande el pecho. Este ejercicio también aumenta la movilidad de los tobillos y ayuda a liberar la tensión del cuello. Notarás que esta postura te da una sensación de fuerza y confianza en ti mismo a medida que mejora tu equilibrio.

Puedes ver fácilmente de dónde saca su nombre esta pose; en sánscrito, sirsa significa «cabeza» y angustha se relaciona con tu dedo gordo del pie.

Sumérjase en este calentamiento siguiendo estos pasos:

  1. Empiece desde una posición de pie con las piernas firmemente plantadas a una distancia ligeramente superior a la anchura de los hombros.
  2. Coloque los brazos detrás de la espalda, entrelace los dedos y gire el pie izquierdo hacia la izquierda.
  3. Levante los brazos hacia arriba y detrás de usted en una inhalación, expanda el pecho y luego exhale mientras dobla la rodilla izquierda hacia abajo, bajando la cabeza y el torso hacia los dedos de los pies del pie izquierdo; trate de mantener la espalda recta, los hombros hacia atrás, los dedos entrelazados y los brazos levantados de la espalda. Si eres principiante, puedes descansar el torso sobre el muslo izquierdo. Escucha a tu cuerpo. Si este estiramiento es muy doloroso o simplemente demasiado para usted, puede simplemente bajar la nariz hacia la rodilla. Esta modificación pone menos tensión en la espalda y las piernas Crédito: Fotografía de Raúl Marroquín
  4. Mantenga esta posición durante 3 respiraciones completas y luego levántela hasta el centro en caso de inhalación.
  5. Repita los pasos del 1 al 4, saltando a la derecha.

Expansión del tacto del dedo del pie

Este ejercicio expande el pecho y estira los músculos de los brazos y las piernas. Este simple calentamiento es excelente para tonificar y fortalecer la espalda, así como para calentar el cuerpo.

Alcance los dedos de los pies, no las estrellas, siguiendo estos pasos:

  1. Comience en la postura de montaña expandida y párese derecho, con los hombros hacia atrás y los pies separados unos 4 pies. Gire los dedos de los pies un poco hacia adentro y los talones hacia afuera, aterrizándose en la tierra. Luego descanse los brazos a los lados y relájese.
  2. Doble el codo izquierdo y coloque la mano sobre la cadera; inhale mientras levanta el brazo derecho sobre el hombro derecho.
  3. Exhale y baje el brazo derecho mientras se dobla hacia adelante a la altura de la cintura, tratando de tocar los dedos del pie izquierdo con la mano derecha; si no es muy flexible, doble las rodillas ligeramente. Si es más flexible, mantenga las piernas rectas.
  4. Inhale y póngase de pie mientras levanta el brazo sobre el hombro derecho y estire hacia el techo.
  5. Repite los Pasos 1 al 4 cinco veces, y luego baja los brazos a los lados y regresa a la pose de montaña expandida en el Paso 1.
  6. Repita los pasos del 1 al 5, levantando el brazo izquierdo y tocando los dedos del pie derecho.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *