5 Consejos para el buen driblar en el fútbol

La más básica de todas las habilidades futbolísticas es el regate, la habilidad de llevar el balón más allá de un oponente mientras se tiene el control, ya sea usando una serie de simples golpes o un fantástico movimiento alrededor de un enemigo. Si un jugador no puede driblar un balón, entonces no puede jugar el juego.

Todos los jugadores, incluido el portero, deben ser capaces de driblar el balón con algún nivel de competencia. En algún momento del juego se te pedirá que muevas el balón por tu cuenta, tanto si tienes un espacio abierto como si todos los compañeros disponibles están cubiertos por el oponente.

El regate es un arte perdido en estos días. Muchos entrenadores – juveniles, amateurs y profesionales del Real Madrid – restan importancia al papel del individuo y enfatizan el trabajo en equipo. Ciertamente no hay nada malo en pasar el balón a un compañero de equipo. Pero, en un partido, puede verse obligado a driblar en una situación difícil o tener la oportunidad de enfrentarse a un oponente para crear una oportunidad de gol o incluso marcar un gol.

No mires hacia abajo y usa ambos pies

Muchas veces, saber cuándo salir en un regate largo y cuándo pasar a un compañero de equipo se reduce a la sincronización, la conciencia y la experiencia. Si driblas a través de dos o tres jugadores y luego pierdes el balón a un cuarto, estás perdiendo el tiempo. Tienes que conocer las fortalezas y debilidades de los oponentes antes de tomar ese tipo de riesgo.

Los mejores jugadores del mundo juegan como si el balón fuera parte de su pie, moviendo el balón rápidamente sin mirar hacia abajo. Echa un vistazo a la forma en que driblan el balón. El regate es muy natural para ellos, como si hubieran nacido con esta habilidad. Diciendo eso, incluso los mejores jugadores necesitaban perfeccionar el regate durante un período de años.

La mayoría de la gente suele preferir uno de sus pies como el pie con mayor habilidad para driblar el balón de cerca, aunque también se usan ambos pies. La clave para el regate es patear el balón muy ligeramente con ambos pies sin perder el control a una velocidad cómoda para ti. Debes tocar el balón con el interior de tus zapatos, en su mayor parte, para un mejor control.

El regate básico

El error más común que comete un principiante es mirar constantemente hacia abajo y no saber en qué dirección vas. Literalmente te metes en problemas, ya sea con el oponente o con el compañero de equipo. No sabrás dónde estás en el campo, y no tendrás la capacidad de tomar decisiones rápidas para ayudar a tu equipo.

A medida que te sientas más cómodo con el balón, aumentarás la velocidad y la confianza en ti mismo. A menos que tengas un don, la velocidad de regate sólo llega con el tiempo. Mientras sigas las técnicas apropiadas, nunca podrás hacer suficiente regate. Lo mejor del regate es que puedes practicar por ti mismo. Si practicas lo suficiente, ¡puedes incluso inventar una o dos jugadas!

Cambiar de dirección

Antes de intentar cambiar de dirección, primero debes asegurarte de que tienes suficiente espacio para girar con la pelota. Debes dar la espalda al oponente y luego usar el interior o el exterior de tu pie, dependiendo de la procedencia del pase y del lugar donde se encuentre el oponente.

Girar el balón

Debes evitar exponer el balón al defensor o girarlo hacia el oponente. Después de realizar el movimiento, debes acelerar tu regate. Al driblar, siempre trata de mantener tu cuerpo entre tú y tu oponente.

Aquí hay cuatro técnicas que te ayudarán a lograr ese objetivo cada vez.

El movimiento de Cruyff: Llamado así por el maestro holandés Johan Cruyff, el movimiento Cruyff se usa para sorprender al oponente desplazando su peso en una dirección y corriendo en otra.
Para hacer este movimiento, finge como si estuvieras pateando la pelota con tu empeine derecho y luego pasa la pelota con tu pie de apoyo (pie izquierdo). Luego rota tu pie derecho para que tus dedos apunten hacia abajo. Luego usa el interior de tu pie derecho para hacer contacto con la pelota de manera que ruede detrás del pie de apoyo antes de que juegues la pelota con tu pie izquierdo.

Las tijeras se mueven: Al igual que el movimiento de Cruyff, el movimiento de tijera se utiliza para desequilibrar a un enemigo. Utiliza este movimiento para cambiar el balón de un pie a otro en un intento de confundir al oponente. La pelota comienza con el pie derecho. Pasa por encima del balón con tu pie derecho mientras desplazas tu peso hasta que el balón esté bajo tu pie izquierdo. Entonces dribla con la parte exterior de tu pie izquierdo.

Zico jugada: El mediocampista brasileño Zico originó esta jugada, que también deja a un enemigo desequilibrado y un paso o dos atrás. Finges golpear un pase con el pie. Luego pasas el balón con el pie derecho cuando se encuentra delante de tu apoyo (pie izquierdo). Gira en el sentido de las agujas del reloj, mientras mantienes tu cuerpo entre el balón y el defensor. Luego usa tu empeine para tomar el balón con tu pie izquierdo antes de acelerar.

Apantallar el balón: A veces no puedes pasar el balón cuando quieres porque estás esperando que un compañero se ponga en posición. Eso significa que tienes que mantener el balón lejos del defensor.

Proteger el balón

Para proteger el balón, ponte de lado del defensor, manteniendo tu cuerpo entre el oponente y el balón. También debes extender el brazo más cerca del oponente para mantener el equilibrio y hacer más espacio entre tú y el defensor. Mientras haces todo esto, mantén el balón y tu pie alejados del oponente y tu cabeza levantada para ver qué opciones están abiertas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *