Añadiendo Meditación a la Práctica de Yoga

La meditación es un proceso mental que involucra atención enfocada, o conciencia tranquila, que también se llama atención plena. Existen muchas formas o estilos de meditación, pero destacan dos enfoques básicos: la meditación con un enfoque específico y la meditación sin objetos. Esta última es pura atención, sin reducir la atención a ninguna sensación, idea u otro fenómeno en particular. La mayoría de los principiantes de yoga encuentran este tipo de meditación muy difícil, aunque algunos se sienten atraídos por ella.

Los principiantes deben comenzar con la meditación sobre un objeto específico. Las siguientes categorías de objetos son adecuadas para este ejercicio:

  • Una sensación corporal, como la respiración, que produce una excelente concentración.
  • Una ubicación corporal, como un centro de energía.
  • Un proceso o acción, como comer, caminar o lavar platos.
  • Un objeto físico externo, como la llama de una vela.
  • Un mantra (ya sea un solo sonido, una frase o un canto).
  • Un pensamiento, como la idea de paz, alegría, amor o compasión.
  • Visualización – una forma especial de meditación que involucra su imaginación creativa para imaginar la luz, el vacío, su maestro espiritual, un santo o una de las muchas deidades del Yoga hindú o budista.
  • Practique regularmente: Trate de meditar todos los días. Si esto no es posible, medite por lo menos varias veces a la semana.
  • Cultivar la motivación correcta: La gente medita por todo tipo de razones: salud, integridad, paz mental, claridad, crecimiento espiritual. Sea claro en su propia mente por qué se sienta a meditar. La mejor motivación para la meditación (y la práctica de yoga en general) es vivir a tu máximo potencial y beneficiar a otros con tus logros personales.
  • Medita al mismo tiempo: Aproveche el hecho de que su cuerpo-mente es una criatura de hábitos. Después de unas semanas de meditación a la misma hora durante el día (o la noche), te encontrarás esperando con ansias tu próxima sesión de meditación.
  • Medita en el mismo lugar: Elija el mismo momento, el mismo lugar por la misma razón: su cuerpo-mente disfruta de lo que le es familiar. Usa este hecho a tu favor reservando una habitación o un rincón de una habitación que tu mente pueda asociar con la meditación.
  • Seleccione una postura apropiada para la meditación y hágalo correctamente: Siéntese derecho, con el pecho abierto y el cuello libre. No se recline mientras medita -se duerme- y no medite en su cama, ni siquiera en posición sentada. Es probable que su mente asocie la experiencia con el sueño. Si no está acostumbrado a sentarse en el suelo, intente sentarse en una silla con respaldo recto o en un sofá con un cojín a la espalda.
  • Selecciona una técnica de meditación y apégate a ella: Al principio, es posible que desee probar varias técnicas para ver qué es lo que más le atrae. Pero después de que encuentres una buena técnica para tus necesidades particulares, no la abandones hasta que dé sus frutos (en términos de mayor paz mental y felicidad), un profesor de meditación te aconseja que cambies a una técnica diferente, o te sientes realmente atraído a una técnica diferente.
  • Comience con sesiones cortas: Medita de 10 a 20 minutos a la vez al principio. Nunca te fuerces si el momento crea conflicto o infelicidad en ti. Además, tenga cuidado con la sobremeditación. A menudo, lo que los principiantes consideran como una «meditación larga y agradable» es simplemente una fantasía autoindulgente. Asegúrate de que tu meditación contenga un elemento de alerta.
  • Esté alerta, pero relajado: El estado de alerta interior, o la atención plena, no es lo mismo que la tensión o el estrés. Asegúrese de que su cuerpo esté relajado practicando regularmente ejercicios de relajación. Cuanto más relajado esté, más alerta estará su mente.
  • No se cargue con expectativas: Entrar en la meditación con el deseo de crecer espiritualmente y beneficiarse de la experiencia es ciertamente aceptable. Sin embargo, no esperes que cada meditación sea maravillosa y placentera.
  • Prepárese adecuadamente para la meditación: Como principiante, no espere poder saltar de la refriega de sus actividades diarias directamente a la meditación. Permita que su mente se relaje un poco antes de sentarse a meditar. Tome un baño o ducha relajante o al menos lávese la cara y las manos.
  • Prepárate para practicar la meditación durante toda la vida: No te rindas si tu meditación no es lo que piensas que debería ser después de uno o dos meses. En su lugar, corrija su comprensión sobre la naturaleza de la meditación y luego, persista.
  • ADD YOUR COMMENT