El modelado óseo de 2 maneras ocurre a lo largo de la vida: Hipertrofia y Atrofia

  1. Salud
  2. Ejercicio
  3. El modelado óseo de 2 maneras ocurre a lo largo de la vida: Hipertrofia y Atrofia

Libro Relacionado

Kinesiología para tontos

Por Steve Glass, Brian Hatzel, Rick Albrecht

El modelado óseo ocurre a lo largo de la vida de dos maneras: hipertrofia (crecimiento) o atrofia (encogimiento). Entender la diferencia entre los dos le permite reconocer los efectos que la actividad física tiene en su sistema de apoyo y en su salud general a medida que envejece.

Desarrollo óseo en los primeros años

Durante los primeros años, a medida que los niños caminan, corren y funcionan en sus actividades diarias, los huesos se osifican continuamente (se endurecen y se vuelven más densos) y cumplen con las exigencias del sistema estructural. La hipertrofia ósea ocurre en respuesta a esta actividad durante estos años.

A pesar de la osificación que se está produciendo, los adolescentes todavía poseen puntos de vulnerabilidad dentro de estas estructuras.

  • Problemas con la placa de crecimiento: Las placas epifisarias (o de crecimiento) son especialmente vulnerables al uso excesivo. La compresión y el cizallamiento significativos de la placa epifisaria pueden retardar el crecimiento óseo y tener un impacto duradero en el desarrollo general del hueso. El cizallamiento ocurre típicamente cuando los músculos ejercen fuerza sobre el hueso durante la actividad, mientras que la compresión es generalmente el resultado de caminar, correr y saltar. Con moderación, estas actividades son normales y saludables; de hecho, son necesarias para el desarrollo normal de los huesos. Pero cuando progresan demasiado rápido o se involucran al extremo, pueden ocurrir efectos negativos.
  • Enfermedad de Osgood-Schlatter y otras dificultades con la apófisis: En los adolescentes, las lesiones óseas suelen girar en torno a las capacidades desproporcionadas o desequilibradas del sistema muscular en comparación con el sistema esquelético. Durante la adolescencia, el crecimiento y el desarrollo significativos ocurren dentro del sistema muscular, y las influencias hormonales adicionales estimulan aún más el desarrollo muscular de tal manera que los músculos comienzan a hacer demandas que los huesos no están listos para acomodar. A medida que los músculos tiran más y más fuerte de los huesos, el modelado ocurre tan rápidamente que se produce la apofisitis (la inflamación de la apófisis, la sección elevada donde los tendones y/o los músculos se insertan en el hueso), lo que puede ser muy doloroso. El sitio más común de la apofisitis es donde el tendón rotuliano se inserta en la tuberosidad tibial. El aumento de la tensión que tanto el crecimiento óseo como el muscular colocan en este sitio puede causar sensibilidad en el lugar donde se une el tendón. Esta afección se conoce comúnmente como enfermedad de Osgood-Schlatter. En otros casos, el aumento de la tensión creada por los músculos hace que las placas de crecimiento se desplacen, lo que resulta en un retraso del crecimiento.

Muchos problemas como la apofisitis se complican por la sobreactividad en los adolescentes. Sin embargo, la solución no es evitar la actividad; de hecho, fomentar la actividad física regular es primordial. La clave es reconocer las señales de uso excesivo y asegurarse de que los niños progresen a la actividad de una manera que les permita a sus cuerpos acomodarse al estrés en el que incurrirán.

Inevitablemente, muchos adolescentes experimentarán complicaciones debido al crecimiento y la actividad. En casi todos los casos, la molestia desaparece con el tiempo, ya que el cuerpo es capaz de acomodar mejor las fuerzas y los huesos se adaptan adecuadamente.

Cambios en los huesos durante la edad adulta

En la edad adulta, los huesos se han osificado completamente o se han endurecido, y el riesgo de lesión de las placas de crecimiento debido al uso excesivo ya no es un problema. Sin embargo, aunque el crecimiento longitudinal no ocurre en la edad adulta, el crecimiento circunferencial continúa durante bastante tiempo y suele estar dictado por la función.

Por eso es tan importante hacer ejercicio regularmente y estar activo. Cuanto más activo eres, más densos se vuelven tus huesos. Debido a que los huesos se adaptan constantemente a su entorno, cambian -ya sea que se hagan más fuertes o más débiles- para satisfacer las demandas que las fuerzas les imponen.

ADD YOUR COMMENT