Una nueva guía del profesor Robert Sutton de Stanford

Si alguien puede reconocer las señales de un verdadero imbécil, es Robert Sutton. El profesor de negocios de Stanford nunca tuvo la intención de convertirse en un experto en el tema – estaba estudiando el comportamiento organizacional y el liderazgo en el lugar de trabajo. Pero después de escribirsu primer libro sobre cultura corporativa, The No Asshole Rule, en 2007, los lectores enviaron miles de historias y preguntas propias sobre los imbéciles ensus vidas diarias. Así que Sutton escribió un segundo libro, The Asshole Survival Guide, en el que habla con sociólogos y examina cientos de estudios, desglosa los diferentes tipos de imbéciles y ofrece un plan de juego para cada uno. Aquí, hablamos con él sobre cómo tratar con los idiotas de tu vida.

¿Qué fue lo primero que te inspiró a empezar a escribir sobre el»ritmo del gilipollas»?

Yo formaba parte de un pequeño departamento de la Universidad de Stanford donde en realidad teníamos una regla de»sin gilipollas». En la conversación, hablábamos de esta persona (que era un gilipollas)y uno de mis colegas decía: «No me importa si gana un premio Nobel, no quiero un gilipollas como ese en nuestro departamento». Realmente lo aplicamos.

¿Cuáles son los diferentes tipos de idiotas?

Hay gilipollas estratégicos,que tratan mal a lagente porque creen que así es como se sale adelante. Muchas investigaciones sobre la intimidación[apuntan a] la dinámica clásica de la escuela secundaria. Hay algunas personas que son bravucones porque son parte de la multitud. La idea de que eres parte de la gente poderosa y que estás empujando a los raros y a los desviados, es un tipo de imbécil. Y está el tipo rebelde sin causa que se siente alienado y rechazado. Tienden a ser imbéciles solitarios – eso también se ve en las organizaciones, el bicho rarode la esquina que persigue a todos[los que tienen] un problema de control de la ira. O consigues a alguien en la cima que empuja a la gente porque tienen más poder.

¿Estás trabajando con una chica mala de la oficina?

Mis favoritos son los tiranos mezquinos, tal vez porque estoy obsesionado con la gente que tiene reglas estúpidas. Te empujan para que te sientas más poderoso. A menudo las personas se comportan así porque están en una posición en la que tienen influencia sobre los demás, pero[sienten] que no se les respeta.

En el libro se habla de diferentes métodos para tratar con los gilipollas, desde sintonizarlos hasta llamarlos directamente. ¿Cuál fue la solución propuesta más fascinante que encontró en su investigación?

Mi favorita en términos de investigación es esta idea del distanciamiento temporal o de viajar en el tiempo. Dos investigadores de la Universidad de California, Berkeley, hicieron esta serie de estudios que muestran que si tienes algo difícil[con lo que lidiar], en lugar de pensar en cómo te sientes ahora, si piensas en cómo te vas a sentir dentro de una semana, un mes o un año, serás más feliz. Me fascina la idea de que los humanos puedan imaginar que estamos en el futuro.

¿Cómo sabes cuando tú mismo te has convertido en un gilipollas?

La capacidad de los seres humanos de ver nuestras propias debilidades es bastante triste; tenemos una terrible conciencia de nosotros mismos. Lo mejor que podemos esperar es que la gente en nuestras vidas nos diga la verdad. La distinción entre gilipollas temporales y certificados es realmente importante. Para la mayoría de nosotros, sólo hay ciertas situaciones que nos convierten en idiotas. Si tenemos a alguien en nuestras vidas que nos diga la verdad, es increíblemente valioso.

¿Hay alguna forma de autodiagnosticarse?

Si la gente parece tener miedo cuando estás cerca, es una señal. Otra señal fiable es el contagio. Si en todas partes hay gilipollas y gente tratándote como basura, o eres realmente paranoico y de piel delgada o estás haciendo algo para provocarlos. Si ves lágrimas, las estás haciendo salir en la gente. Tiende a ser un círculo vicioso.

Esta entrevista ha sido editada para mayor extensión y claridad.

ADD YOUR COMMENT